viernes, 7 de noviembre de 2014

4 grandes consejos para hacerte rico

1- Ten varias fuentes de ingresos, no sólo una

La mayoría de la gente sólo tiene una única fuente de ingresos, la nómina de su trabajo. Esto es patético. Si te despiden, te quedas sin dinero. Es mucho mejor no poner todos los huevos en la misma cesta, y tener varias fuentes de ingresos. Si tienes una empresa, puedes vender gorras, camisetas, lotería y de todo lo que se te ocurra, aparte de lo que venda la empresa.



Si ésta vende productos físicos, también puedes vender cosas virtuales, como libros digitales, análisis personalizados, etc. Si sabes mucho de algo, puedes dar clases sobre ello. Si tienes dinero ahorrado, inviértelo y tienes otra fuente de ingresos. La diferencia entre un rico y un pobre es precisamente que el rico tiene 50 fuentes generadoras de dinero y el pobre sólo tiene una.

2- Compra activos, no pasivos

Un pasivo es algo que saca dinero de tu cuenta, mientras que un activo mete dinero en tu cuenta, sin hacer nada. Los ricos siempre compran activos, los pobres sólo compran pasivos. Pero es que además, la mayoría de la gente no sabe que existen los activos. ¿Cómo se pueden comprar activos sin ni siquiera saber que existen? Ejemplos de activos son una acción bursátil, una plaza de párking que estamos alquilando, un libro que hemos escrito y que se vende muy bien, etc. Ejemplos de pasivos son: un coche, que necesita combustible constantemente; una hipoteca, que te obliga a pagar mensualmente una cantidad más intereses; un hijo, que te obliga a pagar todos sus gastos hasta que se haga independiente. Sí, ya se que es algo frío ver a un hijo como un pasivo, pero hay que pensarlo bien antes de tenerlo! Hay muchos casos de madres sin un duro que han tenido la tira de hijos y viven todos en la más absoluta de las miserias.

3- Deja de trabajar para otro, ya!

Trabajar para otro debe ser algo pasajero, no algo de por vida. Es una manera de ganar dinero muy poco eficiente, se pagan muchos impuestos, te quita libertad y casi siempre está muy mal pagado, sobretodo si consideramos el ratio €/hora. Además vendiendo tu tiempo por dinero estás muy limitado, ya que tu tiempo tiene un límite teórico de 24 h al día.

Es mejor tener tu propio negocio, así al menos los frutos de tu trabajo te los llevas tú. Con el tiempo, contrata a trabajadores para que hagan lo que tu haces, y así estarás libre, y tendrás tiempo para dedicarte a otros negocios. El paso final del escalafón es ser directamente inversor. Es decir, ya no trabajas para un negocio ni eres su jefe, ahora inviertes en él. Eso te permite estar dentro de muchísimos negocios y virtualmente vivir de las rentas, haciendo siempre lo que te dé la gana.

4- Abraza la educación no convencional

Cada vez que oigo frases del tipo: "Voy a hacer una carrera universitaria que tiene muchas salidas" se me ponen los pelos de punta. ¿Salidas hacia dónde? ¿Al extranjero? la educación convencional es anacrónica y está obsoleta, y eso es un hecho. Preparan a la gente para realizar tareas repetitivas y mecánicas, cuando hoy esto sobra, y lo que falta es creatividad. Para formarte sobre cualquier tema, haz cursos específicos, lee por ti mismo, aprende. Contacta con los mayores expertos y pídeles que te den clases. Imagina que tienes un hijo que te dice que quiere estudiar economía. ¿Qué vas a hacer? Hacerle estudiar la carrera en la universidad o pagarle los mejores expertos que hay sobre la materia? Quién crees que le va a enseñar mejor, Kiyosaki y Buffet o los funcionarios de la universidad, que no han dado un palo al agua en su vida?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentar