domingo, 30 de noviembre de 2014

El alcohol en la filosofía Paleo

"Nada me han enseñado los años
siempre caigo en los mismos errores
otra vez a brindar con extraños
y a llorar por los mismos dolores
tómate esta botella conmigo, y otra más
y en el último trago, me besas"


(José Alfredo Jiménez)



Muy pocas bebidas alcohólicas están permitidas en el Paleo, aunque las que lo están, son bebidas de verdad. Resulta que durante el paleolítico lo único que bebió el ser humano fue agua, aparte de algunos fluidos de otros animales, como la sangre. Así que la cuestión es muy sencilla: nuestros genes sólo esperan que metamos agua en nuestro interior, nada de bebidas endulzadas o con alcohol, gaseosas, licores, etc. El cuerpo humano es una máquina que funciona con agua. Tirar una Coca-Cola dentro de un cuerpo humano es lo mismo que tirar leche de vaca en el depósito de un coche.

Una vez entendido esto, podemos permitirnos algunas libertades. No todos los alcoholes son iguales, algunos son pura química y otros son más naturales. Ahí ya entramos en uno de los puntos de discusión típicos en el paleo. Algunos autores permiten la cerveza, otros sólo el vino. Los hay, como Robb Wolf, que recomiendan la Norcal Margarita. Yo no soy partidario de bebidas tropicales, cóctels ni grandes inventos a la hora de beber. Para mí, cuanto más pura sea la bebida, mejor. Por ejemplo, el problema del vino blanco o el champán es que lo refinan con azúcar, mientras que la cerveza se hace con cereales. Por eso mi postura es la de permitir sólo 2 bebidas alcohólicas:

EL VINO TINTO

Ya hay muchos estudios que han sacado a la luz sus beneficios para la circulación, además de tener propiedades antioxidantes. Es ideal para acompañar la carne y es uno de los grandes placeres que nos ha regalado la vida. Tiene la virtud de soltar la lengua de los que lo beben, además de calentar sus almas. Una copa de vino embriagador tiene la sofisticación de la música clásica y te puede hacer experimentar la belleza.  













EL WHYSKY

El whysky es bastante más saludable de lo que se cree y además muy nutritivo. Bebido con hielo es puro Rock and Roll. Si el vino tinto acompaña muy bien con la comida, el whysky es la otra cara de la moneda. Es mejor cuando se toma sin haber comido nada. Eso sí, pasarte con el whysky te hará perder todos sus puntos fuertes y te dejará la garganta destrozada.



  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentar